0

Dice el refrán que “la primavera la sangre altera”, pero también provoca ciertos cambios en el entorno que pueden devolvernos la paz interior tan ansiada. Nada mejor, para ese bienestar, que un hotel rural engarzado en un entorno natural que te encandilará.

La Senda de los Dos Ríos. Las riberas del Duratón y el Caslilla se enlazan en este recorrido y nos permiten conocer en profundidad la villa amurallada de Sepúlveda, volviendo a nuestros orígenes medievales.

Sepúlveda tiene siete puertas, que en su momento eran el baluarte de defensa ante las invasiones y cuyas llaves se guardan en una vitrina del Museo de los Fueros. Hoy estas entradas permiten al visitante acceder a una de las gastronomías más famosas de Castilla y León: la que nos ofrece Sepúlveda (dicen los que la conocen que uno no puede irse de Sepúlveda sin comer el famoso cordero asado al horno de leña, su ponche segoviano, sus rosquillas de Castrillo y sus pastas).

La Senda de los Dos Ríos. Un cañón y siete puertas

La Senda de los Dos Ríos es el principio del parque natural de las hoces del río Duratón es una senda circular a lo largo de ella se puede apreciar en todo su esplendor el maravilloso paisaje que muestra ante nuestros ojos. Si nos decidimos a buscar alojamiento disfrutaremos de un patrimonio (el de Sepúlveda) rico en matices, olores y colores. El recorrido comienza en el Centro de Interpretación dedicado al estudio de la fauna y flora del parque natural de las Hoces del río Duratón.

A partir de ese momento nos dirigimos por la calle del conde de Sepúlveda en la que podremos admirar el maravilloso escudo heráldico en su fachada, llegamos a la primera puerta, la del Eccehomo y un precioso santuario que encontraremos a nuestro paso, el de la Virgen de la Peña patrona de Sepúlveda, que fue encontrada en las Peñas y de ahí que la llamaran así. Este precioso lugar fue en tiempos templo de la famosa orden de caballeros y en honor a ellos pusimos a nuestro hotel su nombre: Hospedería de los Templarios. Ahora nos dirigimos hacia la segunda puerta, la de la Fuerza, recorreremos parte del Viacrucis del municipio hasta llegar a ella y cruzándola nos adentrara, por medio de una calzada romana, al parque natural de las Hoces del río Duratón.

Seguiremos por la orilla del río Duratón adentrándonos en el parque natural hasta llegar al puente romano de Talcano donde podremos decidir andar un poco más y seguir por la senda larga(todo lo que caminemos tendremos de desandarlo para volver hasta el puente de Talcano) o volver hacia Sepúlveda por la senda de los dos ríos.

Primavera, un buen alojamiento para el fin de semana y Senda de los Dos Ríos: Un triángulo perfecto.

Folleto Senda de los Dos Rios 2015 (2,3 Mb)

Folleto Senda Puente de Talcano Puente de Villaseca (2 Mb)